Compartir
Publicidad

De Porexpan a La Gata Verde: “Trabajo 8 horas al día y después publico en mi canal de YouTube”

De Porexpan a La Gata Verde: “Trabajo 8 horas al día y después publico en mi canal de YouTube”
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es el gran sueño de cualquiera. Imagina que eres un youtuber rico y famoso con millones y millones de seguidores. Ganas una fortuna con cada vídeo que grabas haciendo lo que más te gusta. Y además, eres el o la mejor en ello. ¡Nadie te supera! Sales en televisión, te invitan a las fiestas más exclusivas y tus amigos y familiares se quitan el sombrero. ¡Has triunfado! Ya no tendrás que trabajar nunca más en tu puñetera vida. Solo tienes que dedicarte a hacer lo que te mola y disfrutar. ¿Genial, verdad? Bueno, pues según un estudio de la agencia de comunicación Cohn &Wolfe y la plataforma Brantube, sólo un 14% de todos los youtubers de España tiene ingresos suficientes para vivir de sus vídeos, de los cuales muy poquitos son super ricos y famosos. El 86% restante tiene que trabajar todos los días, como tú y como yo, y además, después de una larga jornada ganándose el pan, tienen el gran valor de hacer el esfuerzo de publicar en su canal de Youtube, en su cuenta de Instagram o lo que sea. Hoy hablamos de los influencers trabajadores.

Porexpan: asistente de producción de día, reina de Hogwarts por las noches

Paloma Gil, o más conocida como Porexpan, es una youtuber especializada en Harry Potter, con nombre de material plástico espumado, derivado del poliestireno. Esta murciana afincada en Madrid tiene más de 100.000 seguidores en Youtube. Lleva desde 2012 subiendo vídeos en los que habla de series, películas y “vlogs” sobre su propia vida, y ya ha sobrepasado las 7 millones de reproducciones.

Sin embargo, durante el día trabaja como asistente de producción en Omglobal Creatie Studio, una agencia de comunicación donde comparte oficina con otros influencers. Sus tareas son tanto redactar contenidos para la web como ayudar en los proyectos de la empresa, tales como campañas digitales, rodajes, organización de eventos, etc. “No dejamos nunca de trabajar. En las pausas para comer estamos revisando nuestras redes, y aprovecho los descansos para contestar mis emails personales de trabajo, aquellos que no tienen nada que ver con la empresa sino con mi trabajo como influencer”.

Porexpan debe organizarse a rajatabla para poder llevar sus dos vidas al mismo tiempo. “Si tengo un plazo o una entrega, lo apunto en mi calendario. Así cada día puedo ver si tengo algo importante que entregar próximamente y puedo organizarme para grabar vídeos o subir fotografías. Normalmente el día que subo vídeo es el domingo, pero tengo que organizarme a lo largo de la semana para grabar al menos un par de días antes, y editar y dejarlo programado el día anterior”. Paloma se encuentra estos días a tope organizando la ‘Winter Anthem Gala’, una gala benéfica para luchar contra la violencia machista, y aun así ha tenido tiempo de subir un último vídeo sobre su visita a Los Ángeles, donde fue invitada al pase de prensa de ‘Ralph rompe Internet’. Disfrutadlo.

La Gata Verde: Heroína del arte y madre coraje

La extraña leyenda cuenta que una inocente y curiosa licenciada en Historia del Arte fue absorbida por un mundo paralelo llamado Youtube, donde nadie hablaba de Van Gogh o Picasso, y sus vidas solo eran narradas en viejos documentales de los años 90 subidos sin mucha calidad. Fue así como se transformó en… ¡La Gata Verde! Detrás de este divertido antifaz se encuentra Sara Rubayo, una polivalente experta en arte con más de 30.000 seguidores en Youtube y una cuenta de Instagram con más de 10.000. En sus vídeos no habla de videojuegos ni hace tutoriales sobre maquillaje, sino que nos explica qué tienen de original los grandes artistas de la Historia y nos abre la puerta hacia el descubrimiento de artistas vanguardistas de la actualidad. ¿A quién se le ocurre?

El alter ego de La Gata Verde se gana la vida escribiendo textos para artistas contemporáneos, y a veces, representándolos en eventos a los que no pueden asistir. También hace camisetas personalizadas y vinilos decorativos en la pequeña empresa de rotulación que tiene junto a su marido, y además de todo eso, es madre de dos niños, de 5 y 2 años. Tal y como explica para WatMag, la pluralidad y diversificación del trabajo es por gusto y por necesidad. “La rotulación y las camisetas vinieron por el momento más duro de la crisis coincidiendo con el nacimiento de mi primer hijo, que a su vez me hizo plantearme cuál era realmente mi pasión y para qué había estudiado la licenciatura. Como gran consumidora de YouTube, veía que no había casi nada de mi campo en la plataforma más allá de documentales o ‘loquendos’, y fue entonces cuando decidí abrir el canal sin tener ni idea de grabar, ni de editar, ni de formatos, ni SEO... ni nada. Sólo sabía de arte y que quería decirle al mundo lo interesante que es”.

Desde entonces ha ido compaginando todas sus actividades con la crianza de sus hijos. Además, ahora se encuentra realizando una gran base de datos sobre mujeres artistas ignoradas en los libros junto a un equipo de colaboradoras. “Mi meta es trabajar divulgando el arte, promover artistas contemporáneos y algún día tener mi propia galería, pero hoy en día soy consciente de que me queda mucho camino por recorrer, porque ser mamá y trabajar en un campo tan incierto a la vez es una carrera de fondo, que no sería posible si no hiciese el equipo tan fuerte que hago con mi chico. Es una vida tan agotadora como apasionante, en la que cada minuto de esfuerzo suma, donde no hay nadie que te diga cuál es la fórmula y no queda otra que luchar, errar y volver a intentarlo. Hoy por hoy, aún no compensa económicamente, pero estoy convencida de que voy por el camino adecuado, y sobre todo, que estoy donde debo estar: junto a mi familia y el arte”.

'Pero eso es otra historia': entre la antigüedad y lo millennial

Andoni Garrido es ese profesor de Historia que aparece por la puerta de tu clase, se sube encima de la mesa y grita ¡Oh Capitán, mi Capitán! Y entonces flipas. Todos hemos querido tener un profesor así, y algunos afortunados lo han tenido. Este es el caso de los alumnos de Andoni. Un youtuber muy cachondo con más de 150.000 fieles que considera que aprender Historia no está reñido con divertirse y reírse un buen rato. Su canal principal, ‘Pero eso es otra historia’, cuenta con decenas de vídeos en los que se narran en miniseries la historia de Roma, Egipto, Mesopotamia o la Antigua Grecia, entre muchos otros imperios del pasado. Y lo hace con humor, entrecortando esta poderosa droga con pequeños fragmentos de locuras frikis de Internet. Todo un narco de la cultura.

Andoni, que es profesor de guión, tiene además un canal secundario llamado ‘Agujeros de guión’ y nos confiesa que a veces necesita más de dos semanas para hacer un solo vídeo. “La verdad es que hacer los vídeos me lleva muchas horas. Es complicado, siempre estoy haciendo cosas. Hace tiempo que no tengo eso, tiempo muerto para simplemente tumbarme y no hacer nada. Tanto las clases como el canal me motivan, y además de vez en cuando escribo libros”, como ‘Imperios y espadazos’.

Este youtuber historiador tiene muy claro que nunca dejaría su trabajo aunque se convirtiera en multimillonario gracias a la plataforma. “Nunca dejaría de dar clases a favor de Internet, o de escribir, porque amo las tres cosas, y creo que las necesito. Youtube es un trabajo demasiado solitario, que requiere horas frente a un ordenador, al igual que escribir un libro. Pero dar clase me gusta porque te hace estar en contacto con diferentes personas, compartir con ellas experiencias, ayudarles, transmitirles ideas y aprender de ello… Creo que las tres cosas me complementan mucho”.

¿Has visto algo en común en estas tres historias? Exacto. Paloma, Sara y Andoni viven su vida de una forma frenética. No tienen ni un minuto que desperdiciar. Son superhéroes. Como la gran mayoría de creadores digitales que nada tienen que ver con el cliché de youtuber rico y famoso que todos imaginamos. Son superhéroes de verdad, de esos que caminan anónimamente entre nosotros, y después, cuando el resto descansamos y disfrutamos nuestro tiempo libre para estar con nuestros amigos, para viajar, o simplemente para no hacer nada, ellos se anudan su capa y crean nuestros vídeos favoritos con sacrificio y esfuerzo diario. Este artículo está dedicado a todos ellos. ¡Muchas gracias por existir!

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio