Compartir
Publicidad

"Dar toquecitos sobre un libro es fácil, hacer que los sonidos sean relajantes, no tanto": así es la producción de los vídeos ASMR

"Dar toquecitos sobre un libro es fácil, hacer que los sonidos sean relajantes, no tanto": así es la producción de los vídeos ASMR
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No es la última pero sí una de las más importantes de youtube en la actualidad: la tendencia del ASMR ocupa cada vez más espacio en la plataforma y los creadores de contenido que la están perpetuando, también. Muchos ven en ella una forma más de relajación e incluso de herramienta para conciliar el sueño. Otros, sin embargo, puro entretenimiento para la mente.

¿Cómo se consiguen esos sonidos? ¿Qué se necesita para llegar a ellos? Lo cierto es que el conocido como orgasmo cerebral parece fácil de llevar a cabo en cualquier vídeo, pero requiere de una serie de materiales específicos, tal y como nos cuentan algunos ASMRtists. “Una cámara, un micrófono y un móvil u ordenador para editar. No deben ser los mejores equipos del mercado, pero sí funcionar bien. Quizás otros utilicen un micrófono binaural, pero no es un requisito imprescindible”, nos cuenta FreakyASMR.

La diversidad de temáticas y objetos

Soothe, Evolet o ASMR Psicología coinciden en los materiales, aunque estos son los mínimos. Desde hace un tiempo atrás, han aparecido nuevas temáticas dentro del ASMR: desde roleplays, donde se mantienen conversaciones con interlocutores imaginarios hasta visitas guiadas a la peluquería. Aquí es donde la imaginación juega un papel fundamental y los objetos a utilizar en el vídeo se vuelven infinitos, tal y como afirma Soothe: “Elijo la temática tres días antes de grabar, y dejo ese tiempo para pensar en objetos, materiales o palabras que voy a usar”.

Un aspecto en el que coincide ASMR Psicología, que añade que en sus vídeos, “hay un 50% de improvisación y otro 50% de temas preparados. La imaginación es muy importante”. Su canal, en el que trata temas psicológicos desde el ASMR, no exige el uso de demasiados materiales a la hora de grabar: “El máximo placer que he podido comprobar que provoca a mis suscriptores es mi voz, por lo tanto, no uso muchos objetos y en la mayoría de mis vídeos solo hablo”. Evolet, quien se centra más en los roleplays, sí necesita un poco más de preparación: “Tengo que centrarme en el orden de los sonidos para que tengan sentido tanto estos, como la trama”. Aún así, tiene claro que no hay límites: “casi cualquier objeto no muy ruidoso, vale”.

Casi todos comprueban antes de grabar el sonido de los materiales elegidos para “cerciorarme de que suena bien”, dice Freaky, cuyo canal tiene una línea muy geek (cómics, videojuegos, cartas y cromos…). “Prácticamente todo produce un sonido, pero a veces debes darle un par de vueltas y probar diferentes formas de hacerlo”, añade Soothe.

Y cuando ya está todo grabado, ¿qué se edita? Pues dado que este tipo de contenido se centra más en el sonido que la imagen, hay quien añade algún efecto y otros que solo modifican el volumen, aunque sí hay un aspecto que cambian todos a la hora de editar: a los vecinos. Muchos de los creadores de contenido utilizan un equipo de sonido lo bastante potente como para que se cuelen ruidos de la calle, o voces del resto de personas de la casa donde graban, por lo que esto conlleva un tiempo extra a la hora de ponerse delante del ordenador para dejar el vídeo perfecto.

En cuanto a la duración, no hay una establecida que garantice el éxito, como en cualquier contenido de youtube. Pero sí hay que tener en cuenta que si buscamos un vídeo de ASMR para conciliar el sueño, tiene sentido que este tenga una duración mínima de 20 minutos. Sin embargo, hay opiniones para todos los gustos, mientras que Evolet ve en 30 la duración óptima, Soothe afirma que “no hay una fórmula más o menos buena”.

Hace unas semanas, Wismichu publicaba un vídeo en su canal donde criticaba un “exceso” en las temáticas de los creadores de contenido de ASMR. Con su conocido humor y con el título de "El ASMR debe morir”, destripaba los roleplays a partir de un vídeo de la youtuber ASMR Nia.

A partir de ahí, ponía varios ejemplos en la misma línea. Con expresiones como “qué incómodo”, “es horrible”, “no quiero seguir viviendo en un mundo donde haya cosas como esta”, mostraba su total rechazo a este tipo de vídeos en youtube.

Esto provocó la reacción en cadena de la comunidad de ASMRtists, como la de Love ASMR by Ana Muñoz, quien colgó un vídeo en su canal mostrando su enfado y lanzando un mensaje muy claro: “la comunidad ASMR es la menos tóxica de youtube”. Una afirmación que nuestros entrevistados apoyan: “Somos realmente la comunidad que más ayuda a las personas que consumen youtube. Es cierto que hoy en día hay cosas que no deben llamarse ASMR, pero todos sabemos ya lo que verdaderamente lo es”, afirma ASMR Psicología.

Soothe, quien aparecía en el vídeo del famoso youtuber, hace alusión a las visitas: “Creo que debemos ser responsables del contenido que ofrecemos. Las visitas son importantes, pero a veces nos olvidamos un poco de la ética o la responsabilidad social por cegarnos con ellas”. Y es que el objetivo de estos creadores es ayudar a los suscriptores “a relajar y despejar la mente”, tal y como apunta Evolet, quien también asegura que ese fue el motivo que le llevó a hacer este contenido: “Cuando ves muchos vídeos de este tipo, te sientes agradecido, quieres más vídeos y dices… ¿no debería estar contribuyendo a esto? ¿Será mi estilo de vídeo de ayuda para alguien?”.

Wismichu intenta desvirtuar la labor de estos youtubers, dando a entender que lo que hacen es una auténtica tontería. Un argumento que se desmonta fácilmente con esta frase de Freaky: “Dar toquecitos sobre un libro es fácil, ponerle empeño para que los sonidos sean relajantes, no tanto. Pero creo que con cariño, se pueden hacer grandes vídeos".

¿Qué tiene de malo la imaginación?

Está claro que en la variedad está el gusto, y más en una plataforma tan diversa y variopinta como youtube. Cuando en España comenzamos a ver vídeos de ASMR, la mayoría de ellos solo se basaban en una voz y en dos o tres objetos que el creador de contenido tenía cerca. Ahora, podemos disfrutar de la recreación de una visita al médico, a la peluquería, o una conversación de una pareja en la intimidad de su habitación.

Para ello no hace falta ni siquiera tener los materiales que normalmente se utilizan para dar un tinten en el pelo, las propias manos o incluso la voz sirven para dar a entender a nuestro cerebro ciertas situaciones. ¿Acaso eso no es increíble?

Daño no se hace a nadie, pero la crítica siempre va a estar. Los materiales, como hemos podido comprobar, dependen de la temática, y la duración, de cuánto aguantemos nosotros sin dormirnos. La comunidad que se ha formado a raíz del ASMR tiene la firme convicción de que lo que está creando, es una ayuda para miles de personas. Los youtubers dedicados a este tema no son tantos, por eso se conocen y se intentan ayudar. Muchos de ellos han comenzado a publicar a raíz de ver los vídeos del otro, y eso hace que no exista miedo ni una excesiva competitividad en ver quién lo hace mejor.

Aún así, las visitas importan en youtube, y eso provoca que las temáticas cambien y la creatividad vuele, a veces para bien y otras para mal. Pero, ¿quién decide? ¿Quién limita los objetos que uno puede usar en su vídeo? ¿Qué hace que sea mejor o peor? El algoritmo de youtube, suponemos. Pero mientras se descubre, libertad de publicación y ASMR para todos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio