Compartir
Publicidad

La obsesión por tener followers en Instagram ya da de comer gratis en este restaurante italiano

La obsesión por tener followers en Instagram ya da de comer gratis en este restaurante italiano
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'Nosedive' ('Caída en picado' en su título español) fue el primer capítulo de la tercera temporada de 'Black Mirror'. El inicio de su etapa en Netflix. Escrito por la actriz Rashida Jones y Michael Schur, el episodio podría considerarse el menos distópico de la corta historia de la serie. En él, la gente ascendía socialmente en base a las calificaciones que recibían por parte de las personas con las que interactuaban en el día a día. Una fábula de lo que casi vivimos hoy. Y si no, que se lo digan al dueño del restaurante italiano This is not a shushi bar.

"Se acepta pago en followers"

El sueño cumplido de millones de personas. Ir a un restaurante y que en la puerta cuelgue un cartel que informe de estos tipos de pago: en efectivo, con tarjeta y a través de followers. Pues existe tal lugar y está en Milán. This is not a shushi bar acepta el cobro de seguidores en Instagram (en su perfil ellos tienen 4.000), una ¿estrámbotica o marketiniana? idea de su dueño, Matteo Pittarello.

"Consideramos que es una oportunidad dejara a nuestros clientes jóvenes pagar con visibilidad (...) la cuenta de tu comida cambia en función de tu número de followers. Puedes conseguir uno, dos, tres y hasta ocho platos gratis".

Para optar a este status hasta ahora sólo válido para los más influencers de la red, tienes que publicar una foto del plato con el correspondiente y sugerido hashtag. A partir de ahí, pagarás en función del número de seguidores que tengas en Instagram. De 1.000 a 5.000 followers, tienes un plato gratis; de 5.001 a 10.000, dos platos...y así sucesivamente hasta el "tutto noi" si alcanzas los 100.000.

This is not a sushi bar ya es "el primer restaurante del mundo en aceptar el pago en followers". Si la obsesión por tener followers y popularidad en Instagram está alcanzado cotas máximas, imagina si esta medida de márketing digital se extiende a todo tipo de negocios. Exacto, acabamos como la protagonista del mencionado capítulo de 'Black Mirror'.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio