Compartir
Publicidad

Las redes sociales de Will Smith demuestran que el carisma no distingue entre Hollywood, YouTube e Instagram

Las redes sociales de Will Smith demuestran que el carisma no distingue entre Hollywood, YouTube e Instagram
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siempre ha estado ahí. Como la Coca-Cola, Julio Iglesias o las copas de Europa del Madrid. No recuerdas un mundo sin él. Nos daba de comer a las 14:30 durante los años 90, nos hizo bailar en todos las fiestas de fin de curso con aquel “guetegüirigüiri” y nos hemos visto todas sus películas. Es Will Smith, la estrella de cine más grande de los últimos 25 años (si estabas pensando en Tom Cruise, Will aporta comicidad sin necesidad de hacer el ridículo en entrevistas). Pero es que además, domina como nadie los diferentes lenguajes que se pueden trasmitir a través de las distintas redes sociales.

Música, cine, televisión...Internet era el palo que le faltaba por tocar

Desde que con 22 años le llegará la fama con ‘El principe de Bel-air’ (previamente la había tocado con la punta de los dedos con una etapa proto-rapera), Will Smith siempre derrochó una exagerada dosis de carisma. Esa cosa intangible que funciona independiente del talento y que permite a cantantes como Ana War brillar por encima de sus compañeros de OT con mayor luz que ellos (a pesar de estar peor dotada vocalmente).

Ejemplos millennials aparte que se han puesto para que tu TDAH no actúe y no cierres el artículo, volvemos a Will Smith y su carisma. Si su faceta como youtuber ya te la mostramos en este artículo, el actor está yendo más allá, enseñando cómo tener casi 50 palos y entender las diferencias que existen entre el lenguaje de la plataforma de vídeos y el de Instagram con sus correspondientes tempos. Todo eso mientras hace sus pelis y tiene edad de ser el padre de cualquiera de los creadores que dominan ambos medios.

El relato del encuentro con Michael Jackson, la confirmación definitiva del Will Smith estrella digital

Basta con coger su último vídeo y el que, quizás, más ha trascendido. A la manera típica de un "story time", pero ejecutada por una puta estrella de Hollywood, Will Smith relata en tres minutos y medio su único encuentro con Michael Jackson. Independientemente de lo que cuenta (que lo hace muy bien y muy gracioso), lo interesante es el cómo: recursos propios de youtubers, transiciones, efectos de sonido y posproducción barata pero actual.

Tú, joven millennial amamantado a las ubres de YouTube, dirás eso de: "¿Y dónde está lo novedoso?" A lo que yo te contestaré con algo que ya he comentado: ES EL PUTO WILL SMITH Y ME ESTÁ HACIENDO UN VÍDEO COMO EL RUBIUS. El actor te está diciendo "tengo 48 palos, un par de nominaciones a los Oscars, miles de millones en el banco pero te hago reír como lo haría un youtuber" (iba a decir su hijo, pero es que el pobre heredó sus orejas pero no su carisma).

Ahora también es Instagrammer

Hay más allá de una anti-natural adaptación a unos lenguajes y unos medios que no son donde Will creció. Aparte de los "story time" o "challenge", el actor aporta a sus redes sociales algo que siempre ha molado mucho: el backstage de Hollywood. Los entresijos y vicisitudes de la industria del espectáculo, por desconocidas e inaccesibles, nos han atraído desde que Georges Meliès nos llevó a la Luna.

Esa parte de atrás es otra de las líneas editoriales que Will Smith nos enseña a través de su Instagram. Sin ir más lejos, el actor celebró su visita al programa de Jimmy Fallon (otra mega-estrella) con un vídeo que parodiaba muchas de sus películas. Bien por Will.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos