Publicidad

La gran historia de por qué hemos abandonado Facebook en masa
Así fue

La gran historia de por qué hemos abandonado Facebook en masa

Publicidad

Publicidad

Como si fuéramos Dwight, el cuadriculado personaje de 'The Office', aquí van los siguientes datos soltados en frío y sin cortar.

  • A nivel mundial, hay más de 2,38 millones de usuarios activos mensuales en Facebook. Lo que supone un aumento del 8% respecto a abril del 2018.
  • En promedio, más de 1.500 millones de personas hacen eso de iniciar sesión de manera diaria. Esto representa un incremento también del 8% respecto año tras año.

Estas cifras, publicadas desde el propio site creado por Zuckeberg, fueron recogidas el pasado mes de abril por el estudio de Zephoria Digital Marketing. Y si no te fías porque aún estás diciendo "¡anda ya!" o "menudo invent", puedes consultar otras fuentes aquí o aquí. Pero, descuida. Entendemos los motivos de tu escepticismo 2.0. Al igual que tu pareja, tus amigos y tú mismo, hace meses que nosotros tampoco entramos a Facebook. Es más, yo mismo me desinstalé la aplicación del móvil en una fecha indeterminada que ni puedo ni me apetece recordar.

Porque datos aparte, tu sensación es acertada. Mientras hay una generación desapareciendo de la red social que lo cambió todo, la siguiente apenas acierta a saber qué es. Los millennials, en pleno éxodo, hemos dejado Facebook en manos de nuestras madres compartiendo fake news de índole político y a esos negocios locales que en 2019 han decidido apostar por el márketing digital. Y mientra miles de usuarios nacidos entre 1981 y 1995 le damos la espalda a Mark, los centennials señalan el futuro a base de tiktokers.

Hemos abandonado Facebook en masa y queremos entender el por qué. Para ello, nos hemos puesto en contacto con expertos en redes, usuarios y escépticos de diferentes edades para explicar cómo nos fuimos del site en el que alguna vez fuimos tan felices.

Once upon a time...in Facebook

No hay mejor relato sobre la historia de Facebook que el trazado por David Fincher y Aaron Sorkin en 'The social network', pero como el film no trata la perspectiva española, he aquí un pequeño resumen de cómo éramos en 2007 cuando aterrizó en nuestro país. Aunque le dábamos algo a Myspace y el Messenger de Windows, el mayor rival que encontró fue la también extinguida Tuenti. Con este caldo de cultivo y a punto de actualizarse para integrar los míticos Me gusta y los grupos de Señoras que, los usuarios españoles abrazamos la gran obra de Zuckerberg. Y así lo cuentan ellos.

Randy Meeks tiene 35 años y es Social Media y autor del libro '101 datos estúpidos sobre la cultura pop (para la hora de ir al baño)': "Fui de esos que se resistió a pasarse a Facebook durante unos meses cuando llegó, aún atado a los cantos de sirena de Tuenti. Pero pronto, cuando todos mis amigos se hicieron cuenta y abandonaron la red española, no quedó otra que irse a Facebook. Fueron unos bonitos primeros años porque todo era nuevo (relativamente, al menos, no era tan diferente de Tuenti que, al fin y al cabo, era un plagio): compartir nuestras fotos, actualizar nuestro estado diariamente, poder comentar y que te comenten, los juegos, el chat, poder agregar a amigos, conocidos lejanos e incluso desconocidos... No lo sabíamos, pero era nuestra primera red social, tan sencilla de usar que hasta nuestros padres empezaron a hacerlo."

Como Randy, nuestro videocreador de referencia Christian Flores (30 años) comenzó en Tuenti hasta que se fijó (o le hicieron fijarse) en Facebook: "Creo que me lo abrí en 2008. Tenía tuenti, algunos amigos se empezaron a abrir FB y me uní como uno más sin pensar en el por qué."

Aurelio Cabra (43 años) es conocido en Twitter como @frikimalismo. Como buen community ("pastor de rebaños virtuales", según sus palabras), su entrada a esta red social la encaró siempre a nivel profesional, incluso desde su aterrizaje en España en 2008: "Me atrajo de él la posibilidad de crear páginas específicas sobre temas específicos dentro de la red".

A lo que se refiere Aurelio no es otra cosa que las famosas fanpages. Porque hubo una época en la que nuestro pasatiempo favorito era darle al Me gusta a páginas de Señoras con una bolsa en la cabeza cuando llueve y derivados. Y así lo atestiguan usuarios como la estudiante Nazaret Alfayate (25 años). Nacida en 1994, podría ser considerada post-millennial o proto-Z. Sea como fuera, Naza nos cuenta cómo empezó en Facebook "en la adolescencia más absoluta": "Cuando se llevaban los grupos de "Señoras que" y quería estar integrada en la sociedad. Lo usaba para compartir cincuenta canciones de Spotify al día con su respectiva frase/indirecta. Por aquella época usaba más Tuenti que otra cosa".

Perteneciente 100% a la generación millennial, la que más se vio influenciada por Facebook, se encuentra la Social Media, ex-BuzzFeed y comunicadora Laura Gómez (28 años). Ni los motivos ni la época en la que empezó en el site de Zuckerberg difieren mucho de la tónica general: "Abrí mi cuenta en 2009. Me trasladé de Tuenti a Facebook porque hubo una migración entre mis contactos, y quise unirme al espacio que agrupara a la mayoría de ellos. Pronto empecé a disfrutar de los grupos (señoras que), sobre todo como añadidos al sentimiento de pertenencia y de autodescubrimiento, y a utilizarlo también como diario musical (conectándolo con lastfm). Facebook se convirtió en la red social que definió mi paso por mi carrera universitaria, y en aquellos años utilizaba casi exclusivamente su Messenger para comunicarme con amigos".

De actuales profesores como Edu Fernández (28 años) a músicos como Eme DJ (36 años), el aterrizaje facebookero coincide con su auge y edad de oro. Y otro denominador común en forma de una especie de presión social. Mientras la conocida Marta Fierro confiesa haberse iniciado "en 2008" y porque "se puso de moda entre la gente que conocía y MySpace daba los últimos coletazos", el maestro de primaria lo hizo "atraído porque lo tenía todo mi entorno y un poco más adelante porque fue la primera red social masivamente popular cuando tuvimos smartphones".

La cronología no miente y 2008 es el inicio de todo. Ese año también empezó la conexión en FB de la guionista de 'Ese programa del que usted me habla' Alba Cordero (28 años), quien nos señala otra de las funciones que más atrajeron a sus usuarios: "Todo el mundo decía que era mucho mejor que Tuenti porque tenía chat".

Y aunque pueda parecer que el último de los niños nacidos el 31 de diciembre de 1995 (last millennials) fue el que, de mayor, se abrió una cuenta de Facebook, estás equivocado. Elena Fernández (20 años), estudiante de derecho, aunque "no recuerda la fecha exacta" de su inicio en la red social, sí lo hace con los motivos: "Me lo abrí porque mi hermano tenía y porque todos mis amigos del colegio también tenían, aunque no sabía bien en que consistía". El mismo sentimiento de pertenencia fue el que llevó en 2010 a la estrella de TikTok y creador de contenidos Jan Cutillas (22 años): "No me atrajo nada en especial, era la primera red social potente que te unía con tus amigos y por eso me uní".

Mark, tenemos que hablar

Escribía Nick Hornby en su 'Alta fidelidad' que al principio de las relaciones todo es tan perfecto y onírico porque aún no conocemos la ropa interior vieja y desgastada de la otra persona. Con Facebook ocurrió así hasta que un día vimos a Mark Zuckerberg con unos calzoncillos que no nos gustaron. Otra semana se la pasó sin duchar. Y cuando tocaba celebrar el cuarto aniversario, se le olvidó la fecha. O lo que es lo mismo: aparecieron Instagram o Whatsapp, descubrimos que Twitter era una rave abierta 24 horas donde cabía TODO y, además, FB no paraba de cambiar y marearnos con las políticas de privacidad.

Empezó su caída y ya nunca paró. Nuestros entrevistados nos explican los motivos de su huida y a dónde fueron a parar.

Randy Meeks: "Entiendo perfectamente a la gente que no aguanta Twitter o que se ha ido yendo: es una red social árida, arisca, borde y en la que parece que te hacen un examen cada minuto. Pero también es la red social más creativa, divertida, pedagógica, sencilla y útil de las que existen en la actualidad. Se dice que un meme nace en Twitter (o Reddit, o 4Chan) y cuando aparece en Facebook ha muerto. Es bastante cierto. Además, es una red cuyo éxito está medido no por la suerte, la belleza o un algoritmo (al menos si ordenas tus tweets por orden cronológico, cosa que recomiendo profundamente), sino porque son los propios usuarios los que comparten tus posts: cualquiera puede ser la estrella (o el imbécil) del día, y las reacciones inmediatas son mucho más gratificantes que las de Facebook (...) no creo que Facebook pueda hacer nada ya para resucitar su red social. Ellos mismos saben que es una red zombi, y que las nuevas generaciones están demasiado ocupadas en YouTube, Twitch y TikTok como para preocuparse de nada de lo que Facebook pueda ofrecerles. No es algo que solo le vaya a pasar a Facebook: Twitter e Instagram también tienen sus días contados, como en su día los tendrá TikTok. Y eso es bueno. Cada generación merece su propia red social."

Alba Cordero: "El primero, que comentar programas de TV en FB no tenía ningún sentido y el segundo, que casi todo el contenido que sale en FB viene de Twitter. No quiero ver las cosas varias veces, Facebook no es un capítulo de 'Friends'. Así que solo entro para buscar fotos de hace diez años y llorar".

Laura Gómez, que la sigue usando porque gestiona varias cuentas de empresa, también coincide con el discurso común: "Cuando empecé a utilizar Twitter de una forma más activa (alrededor de 2011), abandoné Facebook casi inmediatamente. Twitter resultaba más inmediata, en ella podía seguir la actualidad y me ofrecía análisis/críticas que Facebook no podía. Otra razón fue su nula seguridad y privacidad para los usuarios. Su política de protección de datos y el papel de la plataforma en la extensión de bulos y de campañas de la ultraderecha terminó de ponerme en contra. Para mí, Facebook ahora mismo es como ese tío cuñado que te aporta datos que sabes que son mentira en la cena de Navidad. En general, el perfil de persona que se ha quedado dentro es mayor a mi generación, y lo utilizan más como herramienta para reforzar sus propias ideas que como espacio de debate o descubrimiento, y hace tiempo que no funciona como fuente fiable de información, si es que alguna vez lo hizo".

Y, de manera muy acertada, retrata el por qué los Social Media se ven casi empujados a continuar su labor en esta red: "Facebook representa una paradoja para las personas que trabajamos con redes: lleva años maltratando a las publicaciones y los medios, perjudicando su alcance y visitas y, por tanto, obstaculizando mucho nuestro trabajo. Pero, por otro lado, aunque los medios hayan tenido que replantear su estrategia y fortalecerla en Twitter o Instagram, necesitan seguir estando presentes en FB, sobre todo los más tradicionales, porque a nivel publicitario, FB sigue siendo la red en la que más se fijan las marcas a la hora de apostar por una cuenta".

Aurelio Cabra también es de los que solo la mantienen para gestionar sus cuentas (y para "saber los cumpleaños de mis contactos"), en este caso las de frikimalismo y frikimalismo Fm: "Para volver a usar Facebook me bastaría con que los contenidos volvieran a ser orgánicos y no como ahora, que se ha convertido en una simple plataforma de publicidad. Tanto pagas, tanto alcance tienes".

Más allá de los profesionales de redes, usuarios como Eme DJ han optado por alejarse en general de tanta conexión digital. La cultura del zasca, lo hater y la dictadura de lo políticamente correcto no ayudan a la expresión libre: "Me aburrí de mi misma y de las noticias y post que me llegaban y me desinstalé la app del móvil y me quité el chat. Eso ya fué hace un par de años. También creo que estamos viviendo tiempos de corrección política en el que uno no puede opinar libremente sin que le juzguen, yo me he tenido que autocensurar. Otras veces por dar mi opinión en redes he perdido curros".

Al final, la sensación generalizada es que Facebook ha sido una red social que no ha sabido evolucionar o lo ha hecho mal. Líos con la privacidad aparte, la inmediatez y lo audiovisual de Instagram y la fiesta de Twitter han hecho que le adelanten por la izquierda (y por allí llega TikTok a 120 km/h). Como nos ha dicho Edu Fernández: "Al formato de FB le salieron telarañas".

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Inicio
Compartir