Compartir
Publicidad

La nueva vida de Simón Pérez y Silvia Charro un año después de su bajada a los infiernos

La nueva vida de Simón Pérez y Silvia Charro un año después de su bajada a los infiernos
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tal día como hoy, hace exactamente un año, Periodista Digital publicó el vídeo grabado el día anterior con Silvia Charro y Simón Pérez sobre la conveniencia de contratar hipotecas a tipo de interés fijo, no variable (un contenido que, continente al margen, era acertado). Millones de visitas. Eran la conversación en Twitter y foros, el meme que iba corriendo de WhatsApp en WhatsApp. Mientras tanto, sus móviles estaban apagados. Ninguno de ellos podía imaginar entonces de qué forma aquel vídeo haría caer todo su peso sobre sus reputaciones hasta dejarlas como un castillo de arena tras el impacto de un Boeing.

Sus vidas no han vuelto a ser las mismas. Perdieron sus empleos y el apoyo familiar. Aquel fenómeno mediático les llevó a una espiral de la que tardaron meses en salir, el mismo tiempo que pasaron emitiendo sus vidas en streaming, tatuándose por dinero y cometiendo otras tropelías denigrantes que no quieren repetir. Se habló de un justificado "descenso a los infiernos", de cómo eran demasiado decadentes para llegar a la televisión. Hoy tienen una cara más amable y tratan de recuperar la reputación perdida mientras viven de sus conocimientos financieros e inmobiliarios, no de humillarse frente a miles de espectadores.

"Tocamos fondo"

simon Una de las miniaturas del nuevo canal de Silvia y Simón, la de un vídeo que explica la diferencia entre el interés simple y el compuesto.

El punto de inflexión llegó en junio. Silvia y Simón llevaban meses con challenges en directo para obtener donaciones y vivir al día, algo que, como ellos mismos reconocen, "se nos fue de las manos". Justo antes de verano Simón vendió su BMW por 5.000 euros y compró un Golf por 3.000. El objetivo era tener 2.000 euros para afrontar un par de meses de parón sin los ingresos que le llegaban vía donaciones durante sus directos en YouTube y replantearse una nueva forma de vivir y de ganar dinero. Una forma de decir "hasta aquí" impulsada por una oferta laboral a Simón para septiembre que aunque no fructificó por causas ajenas a ambas partes, conllevaba la petición de no publicar más vídeos incendiarios.

Ahí nació SS Conexión, su enésimo canal de YouTube del que dijeron que este sí, que este era el definitivo. Un formato más profesional, una imagen informal pero seria, y un giro radical en el concepto: vídeos hablando de economía y finanzas en un lenguaje sencillo para el público joven. Nada de challenges ni de desvaríos. Este canal lleva seis meses y hasta el momento ha cumplido con lo prometido, igual que su canal secundario, centrado en directos, también sobre economía pero con algunos contenidos más generales, como el que enseña a hacerse el nudo de la corbata.

El canal, a día de hoy, les da para vivir. Por un lado, con lo que monetizan por las visitas, que aunque son bastante menores que en el apogeo del morbo de la degradación en vivo, se compensan porque sus ingresos por visita han crecido. "Hablando de hipotecas y de finanzas nos pagan entre 1.000 y 2.000 euros por cada millón de visitas, cuando hacíamos entretenimiento chorra nos pagaban una quinta parte, igual 200 o 300 euros por cada millón", cuenta Silvia. Algo habitual en la publicidad online.

Por otro lado, este canal les permite generar más ingresos a través de la venta cruzada: ofrecen servicios de consultoría o intermediación, como seguros, hipotecas, bienes inmuebles o formación financiera. Así, entre canal y servicios derivados, han encontrado cierta estabilidad financiera: en julio ganaron 1.300 euros, en agosto 700, en septiembre y octubre unos 2.100, y en octubre unos 1.900. Este enfoque sería imposible con la actitud del semestre anterior. "Los retos, el salseo... Eso nos devalúa y nos desprestigia, en nuestro sector está muy mal visto", comenta Simón.

La pesadilla

navidad Miniatura de uno de los vídeos de los que publicaban en los primeros meses tras el viral.

"Los tres primeros meses eran de llorar cada mañana durante dos o tres horas", recuerda Silvia. "Nos preguntábamos si era un sueño o era real lo que nos estaba pasando. Íbamos por la calle y nos paraban para hacerse fotos con nosotros. Hasta los coches se paraban. Nos trataban como si fuéramos famosos y tuviéramos dinero, pero ahí vivíamos en la inmundicia, nos quedamos sin ingresos, sin casa...". Una ciclotimia que tardó en sanar: "Cuando paramos de hacer eso en junio vimos que habíamos tocado fondo. Debemos una disculpa a la sociedad".

Su objetivo actual: seguir potenciando el canal de YouTube, no tanto en tráfico como en captar clientes para sus servicios financieros gracias a él

Una disculpa social que van a dar en forma de un concurso en su canal para conseguir el 1% de Neotecalia, su empresa, que se constituye como una sociedad limitada hoy mismo, 12 de diciembre, en el aniversario del vídeo viral. "El día 22 haremos un sorteo con los mejores comentarios de un vídeo, los diez mejores tendrán todas las navidades para hacer un vídeo en el que cuenten por qué tienen que ganar ese 1%, y el día de Reyes anunciaremos al ganador. Ese 1% está valorado en 1.000 euros", cuenta Simón eufórico.

Silvia recuerda que en su día les decían que al menos contaban con el apoyo de los millennials y que provocaban fiestas a su paso. "Pero ni los millennials ni la fiesta nos daban de comer. Mucha fiesta, sí, pero no sabía ni cómo iba a poder comer o dónde iba a dormir esa noche. Claro que se nos fue la olla, ¿cómo no se nos iba a ir si de repente se nos viene algo así? Nuestra imagen destruida, sin trabajo... Tenía sensación de vértigo constante".

Ahora consideran que su apuesta por YouTube es prioritaria, y dice Simón que no podría aceptar ninguna oferta laboral si le exigen abandonar su canal. "Tengo mi propio medio de comunicación, trabajo encantado desde casa con chaqueta, camisa, corbata, calzoncillos y zapatillas. Así consigo la mitad de la audiencia que cuando iba a Intereconomía Radio. Pero eso sí, queremos hacer contenidos que si el día de mañana lo ven nuestros padres, hijos o nietos, no se avergüencen de nosotros".

Una fuente anónima cercana a la industria televisiva nos cuenta que sus nombres están entre los candidatos finales a Gran Hermano VIP: Parejas, el nuevo formato del reality que se estrenará en los próximos meses y que negocia con ambos su participación. Falta ver si este movimiento, de producirse, consolida su acogida en los medios que les rechazaron en su peor época. De momento han recuperado, aparte de algo de la credibilidad que perdieron, el respaldo de buena parte de sus familias.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio