Publicidad

"Han diseñado una tipografía propia como Netflix o YouTube": Ter explica el cambio de imagen de Correos

"Han diseñado una tipografía propia como Netflix o YouTube": Ter explica el cambio de imagen de Correos
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Sin ser nuestro rollo, mi compañera Irene Sierra se tuvo que poner el traje de analista para contextualizar los motivos que habían llevado a Correos a modernizarse. Más allá de la anécdota a ritmo de trap o el famoso nuevo logo, hablamos de una empresa cuyo origen data de 1716 y que el último cambio que registró a nivel de imagen fue en el año 2000. Y como es imposible ennumerar la cantidad de modificaciones que nuestra sociedad ha sufrido desde entonces, no solo nuestra redactora de WAT entró en el tema, sino que la mismísima Ter también ha tenido que dedicar un vídeo al respecto en su canal de YouTube.

"Han creado todo un lenguaje visual"

Con un tono divertido de Ter enfurecida, la youtuber y arquitecta cuyo proyecto final de carrera consiguió emparentar con Kim Kardashian, ha publicado un nuevo y necesario vídeo que arroje un poco de luz al drama de Correos. Porque la mayor empresa pública de España, a pesar de haberse modernizado a nivel interno para adaptarse a los nuevos tiempos dominados por las compras online y la proliferación de la competencia, no había sabido comunicar esos cambios de manera externa. Y lo que las innovaciones no supieron hacer, se ha conseguido con un trap y el altavoz de las fake news.

Diseñado por José María Cruz Novillo, responsable de otros logotipos tan populares como el del PSOE, los billetes del Banco de España, Renfe, la COPE, la Comunidad de Madrid, Repsol o hasta la Policía Nacional ("que los policías vayan de azul marino lo decidió Cruz Novillo porque le salió a él del coño"), el logo de Correos se apoya en una cornamusa para su imagen. Un común denominador con sus equivalentes europeos en países como Alemania o Suecia y que está inspirado en el instrumento musical con el que los carteros se anunciaban en las plazas del siglo XVIII.

Ter no solo ha limitado a analizar las pequeñas modificaciones que el logo ha realizado, sino que en un análisis más amplio, ha desgranado cómo la empresa pública se ha gastado 139 mil euros (y no los 250 mil que se publicaron en tantos medios y que salió del tope presupuestario que Correos se había impuesto).

Igual que hicimos en WATmag, Ter contextualiza de donde venía Correos y en qué punto se encuentra ahora. Más allá de la "simplificación del logo" o su "desconstrucción", la youtuber explica que la empresa pública podrá usar ciertos elementos como la cruz para insertarlos en elementos offline y online. Porque su rediseño no solo se limita a la superficie, sino que ha ido acompañada de spots en tele, la "creación de un lenguaje visual", la "formación para la gente de comunicación" o las correspondientes "acciones publicitarias para comunicarlos".

En ese último punto donde entraría el famoso trap, una "canción del verano" a ojos (u oídos) de Ter o el vídeo publicado en el canal de Correos donde explican los cambios en el logo: "una masterclass de diseño gráfico".

Temas

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir