Compartir
Publicidad

¿Es difícil ser mujer en internet?: Mery Turiel y Chleopawtra pasan por 'Las Uñas' de Flooxer para debatirlo

¿Es difícil ser mujer en internet?: Mery Turiel y Chleopawtra pasan por 'Las Uñas' de Flooxer para debatirlo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Según el tipo de profesión que ejerzan, ciertas mujeres pueden tener una doble losa. Por un lado, el propio estigma provocado por la sociedad heteropatriarcal en la que nos movemos. Por otro, y haciendo el triple combo mortal, puede tratarse de una influencer y, ay amiga, la retahíla de tópicos que van a caer sobre su figura podrían ser dignos de la escaleta del programa de Bertín Osborne. De estos manidos mantras (y alguna cosa más) han charlado Mery Turiel y Chleopawtra con Sindy Takanashi en 'Las Uñas'.

"Hay que demostrar doblemente que no eres una cabeza hueca"

Tan feo cómo te suena es cómo lo sienten ellas. Esta frase, dicha por Mery Turiel durante su entrevista conjunta con Chleopawtra en 'Las uñas', se convierte en uno de los tópicos abusivos que la sociedad usa a la hora de dirigirse a las influencers. Lo novedoso del origen de la profesión y la envidia que provoca el concepto idealizado de hedonismo que desprende, son los creadores del monstruo.

Porque el mundo aún se piensa que un/a influencer surge de la noche a la mañana, sin ningún tipo de esfuerzo y por generación espontánea, son tan necesarios espacios como 'Las uñas'. En la conversación a tres mantenida en el programa de Flooxer, tanto Mery Turiel como Chleopawtra pudieron realizar un derribo de clichés, amén de poder contar sus particularidades a la hora de afrontar la profesión.

Mientras a Chleopawtra le comenzaron a seguir una media de 20 mil personas al día (acababa de vencer en la 15ª edición de 'Gran Hermano'), Mery Turiel tardó nueve meses en llegar a los 100.000 followers. La cifra con la que consiguió que una agencia de influencers le abriera las puertas. Ahora, ambas utilizan analogías a la hora de contar sus seguidores: poblaciones de localidades o capacidad de los estadios.

La dualidad de las dos invitadas ha resultado ser el perfecto punto de partida para mostrar que no hay sólo un tipo de influencer. Ni la forma (o velocidad) de ganar followers, ni el objetivo profesional (o vital) tienen que ser iguales. Mientras a Chleopawtra le parece que no tiene ninguna responsabilidad como referente de sus seguidores, Mery Turiel no opina lo mismo: "hay cierta responsabilidad, si compartes tus pensamientos en cuanto a ciertos temas, pueden imitarlos".

Sin embargo, sí hubo un punto de encuentro entre las dos entrevistadas. Tanto Chleopawtra como Mery Turiel consideran que sus perfiles de Instagram pueden funcionar para mandar un mensaje del empoderamiento que van aprendiendo. Conceptos como el de la jaula de cristal, un término que la propia Turiel acabó reflexionando sobre ello en sus redes ya que estas al final son "un altavoz y una plataforma" para dirigirse a los demás.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio