Compartir
Publicidad

Si eres ilustrador y cobras comisiones...Pueden amenazarte con ir a juicio o (lo que es peor) compararte con Aliexpress

Si eres ilustrador y cobras comisiones...Pueden amenazarte con ir a juicio o (lo que es peor) compararte con Aliexpress
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los ilustradores que comparten o venden su arte a través de Internet suelen enfrentarse a dos problemas: tratar de vender una cantidad que les ayude a darse a conocer y convivir con los listos que roban sus creaciones. Por si estas dos variables no fueran suficientes, ahora, también hay que sumarle la parte de lidiar con pesados que se creen que por pagar una comisión tienen más derechos que en Atención al Paciente.

"Clientes" con más derechos que deberes

Un ilustrador puede vender su arte de muchas formas. A través de una tienda online donde ofrece su obra a un precio fijado previamente, haciendo encargos para empresas o por medio de comisiones. Esta última fórmula consiste en pequeños encargos que el ilustrador hace a cambio de una cantidad simbólica.

Para que nos entendamos, las comisiones se asemejan más a un trueque que a un contrato con una empresa. Encargas un boceto de lo que quieras que te dibujen, pagas al artista su comisión y en unos días tendrás el dibujo en tus manos.

Sin embargo, lo que sucede en muchas ocasiones es que "los clientes" que encargan dibujos por comisiones piensan que por el mero hecho de pagar 4 euros tienen todos los derechos habidos y por haber. Y a ver...

Si no lo tienes mañana, te llevo a juicio

Algo así es lo que le pasó a Lala, una ilustradora que acepta comisiones a través de su página de Artstation. Tal y como ella misma denunció en su cuenta de Twitter, le ha tocado lidiar con uno de esos "clientes" que se creen con más derechos que deberes.

Cuando pides un dibujo por encargo a una ilustradora que trabaja por comisiones debes tener en cuenta que no solo está dibujando para ti, sino que probablemente tenga varios encargos antes que el tuyo. Por eso, lo primero que hay que tener es paciencia y lo segundo un poquito de respeto. No tiene ningún tipo de sentido ponerte en plan cliente indignado cuando has pagado 4 míseros euros por un boceto.

Por no hablar de las formas. Las capturas de pantalla que ha subido la ilustradora a su cuenta de Twitter superan la vergüenza ajena y rozan el chiste. No solo por el contenido en sí, sino también por el paternalismo casposo de sus formas: "Oiga jovencita, ¿sabe qué puedo llevarla a juicio porque en Aliexpress puedo denunciar y blablabla...?" son algunas de las perlas sin sentido que el cliente indignado le soltó a Lala.

¿Dónde acudir cuando tenga que soportar estas tonterías?

Como el caso de Lala no es precisamente una excepción, hay varias cuentas de Twitter que actúan como altavoz a la hora de denunciar este tipo de comportamientos.

Clieents From Hell (clientes desde el infierno) y For Exposure (Para exposición) son dos de estas cuentas cuyo trabajo se centra en compartir el miserable comportamiento del ser humano cuando paga y la paciencia infinita que muestran los profesionales del mundo freelance.

No sé qué narices nos pasa cuando compramos algo cuyo precio está devaluado y encima nos quejamos. De verdad que no entiendo porque nos ponemos nerviosos y exigentes cual señora que se cuela en la panadería en situaciones en las que nuestra legitimidad queda en evidencia. Por favor, relajémonos. Que todos somos trabajadores y clientes a partes iguales.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio