Publicidad

Se cuela un café de Starbucks en el último episodio de 'Juego de Tronos'

Se cuela un café de Starbucks en el último episodio de 'Juego de Tronos'
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Antes de nada diré que no he visto el último episodio de 'Juego de Tronos', básicamente porque trabajar como cualquier ser humano no está alineado con levantarse a las tres de la mañana para ver una serie. Sin embargo, la misma gente de Twitter que reproduce spoilers en cadena, ha destapado un fallo que rompe el raccord de toda la serie. Por cierto, este texto contiene algún spoiler sobre el capítulo 3.

Cuando un café para llevar convierte a un tuitero en héroe nacional

Daenerys Targaryen, madre de dragones, rompedora de cadenas y, ahora también viajante en el tiempo, se ha convertido sin quererlo en la protagonista de la última metedura de pata de la producción de la serie. Uno de los planos que deja el último capítulo muestra a Daenerys junto a un vaso de café para llevar. Esta escena que pasaría totalmente desapercibida en un capítulo de 'Black Mirror', en 'Juego de Tronos' representa un despiste muy grave.

Introducir un elemento contemporáneo en una ficción que tiene lugar en la Edad Media es un error que afecta al raccord (relación de continuidad entre diferentes planos) y te saca de la historia. No porque afecte a la trama en sí misma, sino porque este detalle te convierte en descubridor de un gazapo importante en una de las series con mayor presupuesto de la historia de la televisión.

Y, claro, en Twitter no solo se habla de cómo ha podido ser posible semejante metedura de pata, sino que la maquinaria productora de memes ya se ha activado al servicio del buen café para llevar. Sin quererlo, Emilia Clarke se ha convertido en prescriptora de franquicias cafeteras como Starbucks y sin recibir compensación económica por ello.

El soliloquio del vaso de Starbucks puedes verlo a partir del minuto 15 del episodio 4, durante la celebración de la victoria frente al rey de la noche. Mientras todos brindan utilizando jarras medievales y hablan en inglés antiguo, Daenerys tontea con las comodidades del capitalismo del siglo XXI y HBO aprovecha la circustancia para justificar su gazapo desde el humor: "Noticias desde Winterfell: el café con leche que apareció en el episodio fue un error. Daenerys había pedido un té".

Temas

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir