Compartir
Publicidad

Las viñetas de Sarah Andersen son la máxima representación de la vida millennial

Las viñetas de Sarah Andersen son la máxima representación de la vida millennial
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En las comedias de situación (la típica sitcom televisiva), los personajes suelen hablar más de lo que actúan, por lo que el humor casi siempre recae en los diálogos. Es por esta razón por la que podrías escuchar un capítulo de 'Friends' sin necesidad de mirar la pantalla y te reirías igual (que hayas visto la serie mil veces también influye, claro). Algo similar a este efecto es lo que ocurre con las viñetas de Sarah Andersen: sus dibujos son tan reconocidos que el gag casi no necesita de los característicos bocadillos.

El truco para conseguir esta característica consiste en la sencillez y simpleza con la que Sarah Andersen afronta sus viñetas. Eso, más lo costumbrista de su humor universal con el que todo el mundo puede sentirse identificado, la han convertido en una estrella del cómic. Tres millones de seguidores repartidos entre Twitter e Instagram así lo atestiguan.

Tiras cómicas que son una alegoría del estilo de vida actual

Sarah Andersen comenzó a publicar sus dibujos cuando Tumblr era el lugar donde había que estar. Pero a diferencia de la red social, ella supo evolucionar y trasladar sus tiras cómicas a otras redes sociales e incluso al papel. El hecho de ser una creadora nativa digital y entender a la perfección los códigos 2.0, la convirtieron en la estrella que es hoy en día.

Otro de los elementos característicos que vertebran las tiras cómicas de Andersen se deben también a sus orígenes. La ilustradora es un producto fruto de su tiempo y generación. El uso de las neolenguas que utilizamos en internet, el manejo del meme como recurso y el tipo de narrativa más digital, son imprescindibles para entender las viñetas de Sarah Andersen y su obra más reconocida: 'Sarah's Scribbles'.

Más allá de su comentado estilo tan cercano al meme (difumina las caras para exagerar la reacción de sus personajes), los protagonistas se caracterizan por la representación máxima de la generación millennial. Ese sentimiento que llega cuando por fin te conviertes en adulto y te das cuenta que la infancia no estaba tan mal, el enganche a las redes sociales, el consumismo exagerado, la procrastinación, la toma constante de decisiones, la importancia de la cultura pop o la ansiedad que produce la madurez. Temas universales que son constantemente retratados en las viñetas de Sarah Andersen. Cómo para no sentirse identificado.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio