Compartir
Publicidad

En 2049, Dulceida vive en un parking y Yellow Mellow intenta ganarse el pan imitando a J.Pelirrojo

En 2049, Dulceida vive en un parking y Yellow Mellow intenta ganarse el pan imitando a J.Pelirrojo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En un escenario apocalíptico para el mundo de los creadores digitales, David Suárez entrevista a una Yellow Mellow que sobrevive como puede a la devaluación de la profesión de youtuber y el desinterés de las marcas. "Sobrevivir como puede" significa en su caso hidratarse a base de bebidas energéticas y dormir en la calle.

En 2022 la población de influencers invadió el planeta

David Suárez rinde homenaje a Michael J.Fox en 'Regreso al futuro' y viaja 31 años en el tiempo para compartir con los humanos del 2018 cómo viven los creadores de contenido. Según está entrevista apocalíptica publicada en Playz, sigue habiendo influencers a los que les va mejor que a otros: Dulceia vive en un parking y Yellow Mellow en la calle. Vamos, que siempre ha habido clases.

Mellow cuenta que la situación de los creadores de contenido responde meramente a razones económicas: todos los adolescentes siguieron la máxima de "mamá, quiero ser youtuber" y eso infló e infló la burbuja hasta el punto en el que explotó.

Mellow intenta resurgir con imitaciones y salseo

Las marcas dejaron de ver a los creadores de contenido en internet como suscriptores y la economía de estos poco a poco se fue derrumbando. Ante un escenario desalentador, Mellow ha tratado de reinventarse a través de las imitaciones.

Aunque clava el acento gallego de Wismichu o el "Woooooolas" de J.Pelirrojo, el número de likes no ha conseguido sacarla de la calle. Y, realmente, es una pena porque Mellow es una fuente de sabiduría. ¿Quién si no en 2049 se atrevería a reconocer que el Rubius además de gamer era católico, apostólico y romano?

Pero, en 2049, ya ni el salseo da de comer. Y en un contexto así, poco importa que los críticos del pasado avalasen su contenido con calificativos como "xD", "LOL" o "mis dieses"...A mediados del siglo XXI, las marcas demandan algo más que vídeos, memes y gifs. Demandan órganos y plasma. ¡Qué pereza! Vamos a pensar que, al menos, Amaia será reina de España.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio