Compartir
Publicidad

'Baby shark', el fenómeno viral que nunca se termina: Se coló en las rrss, en nuestras cabezas y ahora en la lista de Billboard

'Baby shark', el fenómeno viral que nunca se termina: Se coló en las rrss, en nuestras cabezas y ahora en la lista de Billboard
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En inglés, español o cualquiera de los idiomas que tienen su propia versión, 'Baby shark' lleva meses atronando tu cabeza sin necesidad del sonido 8D. Una canción infantil que se ha colado en las listas del Billboard y que en 2018 fue reconocida como uno de los fenómenos del año e integrando el 'YouTube Rewind'. Pero, ¿de dónde viene este tema? ¿Y por qué tanto dolor?

Como la de "un elefante se balanceaba", pero en versión viral

'Baby shark' es una canción infantil popular cuyo origen compositivo tiene diferentes y difusas versiones. Solo mirando en YouTube, tenemos publicaciones en francés que datan de 2011 y que se asocian a un tema popular en Francia conocido como 'Bébé Requin' o esta de 2012 interpretada por un tal Johnny Only, músico infantil.

Una suerte de tema para cantar en los campamentos como se hacía con el "un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña", el "había un bombero" o el hitazo "en la puerta del colegio hay un charco y no ha llovido". En esta ocasión, trata de una familia de tiburones que nos van presentando y suele ir acompañada con diferentes movimientos de manos a modo de coreografía. Apenas nueve frases y todas incluyendo la palabra "shark".

Como suele suceder con tantas canciones (infantiles o no), a lo largo de los años el tema se va versionando (de manera casera o no) y derivando. Gracias a YouTube, lo que antes se hacía en los autobuses escolares se vuelve universal y cada cover tiene la oportunidad de ser presentada al mundo de manera casi instantánea. Así pasó en 2007 con una versión ultracasera publicada por una tal Alexandra Müller que se viralizó de tal manera que ya suma 22 millones de reproducciones. Un protoviral que hasta dio paso a un remix electrónico que acabó en las listas alemanas de éxitos.

Siendo tan pegadiza, tan fácil de versionar y tan apetecible eso de cambiar la letra, YouTube se fue inundando de "pequeños tiburones". Variaciones que acabaron teniendo en un canal coreano, propiedad de la marca de juguetes Pinkfong, su canto del cisne. Un perfil enormemente popular que suele publicar canciones infantiles y cuya cover del 'Baby shark' lanzada en 2016 suma ya 2 billones de reproducciones. Con esos números, que alguien les diga que la canción no es suya.

El 'Baby shark' norcoreano se convirtió en la versión oficial y la inspiradora de otro de los virales más compartidos del 2018, el 'Johny Johny Yes Papa'. Sí, esa molesta canción de muñecos cabezones lanzada por BillionSurpriseToys era una variación en la letra del "bebé tiburón". Un fenómeno que alcanzó cotas de leyenda urbana 2.0 cuando las versiones del "Johny Johny" fueron desapareciendo de todas las redes sociales a medida que recibía reclamaciones por infringir los derechos de autor (a pesar de ello, el tuit original alcanza ya los 115 mil retuits)

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio