Compartir
Publicidad
Todo lo que tienes que saber sobre grabar vídeos con drones
Video

Todo lo que tienes que saber sobre grabar vídeos con drones

Publicidad
Publicidad

Obtener un punto de vista diferente, una mirada desde lugares a los que no podemos llegar fácilmente, ese es el principal atractivo de un dron y motivo por el que muchos usuarios están incluyéndolos en sus producciones de vídeo. Pero antes de lanzarte a por uno y comenzar a volarlo es importante que sepas todo sobre grabar vídeos con drones.

Drones y la nueva normativa en España

Drones

Antes de volar un dron es importante conocer la normativa que aplica en cada país o territorio. Según el gobierno o autoridades competentes podremos volar con mayor o menor libertad, o directamente no poder hacerlo. Pero, ¿cómo se qué legislación aplica en cada lugar?

Las leyes de cada país para el vuelo con drones son diferentes, por eso es importante conocerlas antes de volar

Bueno, aunque siempre es recomendable preguntar a las autoridades competentes de la zona, se puede recurrir a alguna web donde dan información de la legislación de cada lugar. Dos webs donde ver qué legislación hay para cada zona:

Vuelo con drones en España

Gopro Karma Review

Centrándonos en España y con la última normativa publicada en el BOE del 29 de diciembre de 2017, la normativa para el vuelo de drones en España define diferentes escenarios en los que aplica restricciones distintas.

En España se definen diferentes escenarios de vuelo con restricciones específicas para cada uno
Zonas No Pobladas

Zonas no pobladas (VLOS): se podrá volar el drone a una distancia máxima de 500m respecto al piloto y a una altura máxima de 120m. Pero aquí ahora hay que añadir una excepción que se denomina EVLOS (Visual Line of Sight Extended).

Gracias a la ayuda de un piloto observador (piloto con certificado para vuelos de RPAS) y con la ayuda de algún sistema de comunicación verbal podremos ampliar el radio de vuelo hasta en otros 500m adicionales.

Todo esto aplica para aeronaves que no superen los 25kg de peso y siempre bajo condiciones de visibilidad óptimas. Si contamos con un drone cuyo peso no supere los 2kg de peso podremos volar en modo BVLOS, más allá de la línea visual.

Aquí la limitación la pone el radio de acción que permite nuestro drone y siempre que tengamos un sistema de transmisión de imágenes para saber en todo momento su posición. Para hacerlo con drones de más de 2kg y menos de 25kg el requisito será que cuenten con un sistema Detect & Avoid (permite detectar y esquivar otras aeronaves así como ser detectados) homologado y contar con permiso de AESA.

Zonas Urbanas

Zonas urbanas y sobre aglomeraciones de personas ahora es un escenario que se define de forma más clara aunque con algunas limitaciones más exigentes que en zonas no pobladas.

Para empezar el drone no podrá estar a una distancia máxima de 100m del piloto y a una altura de 120m, no podrá pesar más de 10kg, hay que tener autorización AESA y permiso del Ministerio de Interior para que acoten la zona donde vamos a volar. Si no lográsemos esa acotación de la zona habrá que mantener la precaución de no volar a menos de 50m respecto a edificios o personas.

Zonas de espacio aéreo controlado es otro de los escenarios definidos aunque aquí por motivos lógicos de seguridad el volar un drone se complica. Junto a las limitaciones de no superar los 120m de altura y el radio de acción de 100m es imprescindible que el piloto del drone sea radiofonista, es decir, pueda comunicarse con el control aéreo de la zona.

Luego hay otras limitaciones de cara a distancia respecto a las pistas, aeropuertos, etc. Por lo particular del escenario aquí es imprescindible hablar con todos los organismos y entidades que controlan la zona.

Ahora podremos hacer vuelos nocturnos pero habrá que cumplir las normas, especialmente por seguridad

Vuelo nocturno, nuevo escenario de vuelo contemplado, nos exige tener un sistema de iluminación que nos garantice la visibilidad del drone y autorización de AESA. Las limitaciones de distancias son las mismas de antes.

Vuelo con control desde vehículos en movimiento. Aquí, junto a las distancias de vuelo máximas establecidas, será clave asegurar que en ningún momento el piloto perderá de vista el drone desde el vehículo.

Estas son las zonas donde ahora se define cómo se puede volar. Pero también hay zonas o situaciones donde nunca se podrá volar o hará falta hacerlo con permisos incluso cuando sean zonas no pobladas. Por ejemplo, todos aquellos lugares donde el vuelo está prohibido como zonas miliares, peligrosas, espacios de protección de aves, etc. Para volar drones de más de 2kg de peso, cuando vayamos a hacerlo en modo BVLOS, cuando sean vuelos nocturnos, etc. además obligan a tener un permiso específico para tal acción.

Dejando a un lado estos escenarios más específicos por temas obvios de seguridad, una vez que somos operadores de vuelo certificados lo que sí debemos tener en cuenta es que hay que avisar a AESA para todos aquellos vuelos profesionales, aportando datos de la zona, pilotos que participarán, nave con la que lo haremos, etc.

Drones y vuelos recreativos

Todo lo visto antes afecta a aquellos vuelos que vayamos hacer con drones y con un propósito profesional. También porque en la mayoría de ocasiones se usan dispositivos con un peso y tamaño considerable. Pero qué ocurre cuando vamos a realizar vuelos recreativos con drones pequeños. Lo vemos.

Si tenemos un drone como el DJi Spark, Mavic Pro o Mavic Air entre otros similares podremos volar en zonas donde no haya aglomeraciones y estemos alejados de personas siempre y cuando disfrutemos de condiciones meteorológicas y visuales buenas.

Los vuelos recreativos están ahora mejor definidos, aún así es importante cuidar la seguridad frente a posibles accidentes

Si queremos volar sobre edificios y/o personas entonces el drone no podrá superar los 250gr de peso y con él no podremos superar los 20m de altura. Límites que se establecen para garantizar que en caso de caída no ocasione daños importantes.

Cuando el drone supera ese peso pero no los 2kg podremos volar sobre parques u otras zonas que estén dentro de ciudades pero donde no haya aglomeraciones de personas y a una altura máxima de 50m.

Siempre el drone debe estar en línea de vista. Da igual si contamos con la imagen que nos proporciona el mando o gafas FPV. Hay que mantener el contacto visual en todo momento. Y por supuesto estar siempre en espacio aéreo no controlado.

De todos modos, aunque la nueva normativa para uso recreativo ha abierto un poco más las restricciones, lo más recomendable sigue siendo volar siempre en zonas no pobladas, fuera de aglomeraciones y a distancias seguras entre piloto y drone.

Y algo que nunca puede ser olvidado, hay que cumplir con la ley de protección de datos, protección de imagen y tener permiso para difundir públicamente las imágenes capturadas.

Cómo hacerme piloto de drones profesional

Curso Aesa

Volar un drone es algo que cualquiera puede hacer, basta con tener en cuenta algunas recomendaciones y precauciones. De ahí que haya tantas propuestas con fines recreativos. Pero tener cierta experiencia no nos habilita para ser piloto profesional.

Si queremos realizar trabajos profesionales con drones será imprescindible un título que nos certifique como pilotos

Si queremos ser pilotos de drones profesional será necesario obtener un título que nos certifica que no sólo contamos con experiencia de vuelo sino además de todos los conocimientos necesarios para hacerlo de forma segura. Es decir, conocimientos acerca de los diferentes sistemas de localización de aeronaves, funcionamiento de los propios drones, cómo funcionan los radares, qué es un espacio aéreo controla o no, etc.

En España hay que realizar un curso que esté homologado por AESA (Agencia Estatal de seguridad Aérea). Hay diversas empresas que los llevan a cabo y prácticamente se pueden hacer en casi cualquier punto de la geografía española.

Respecto a los precios, aquí hay variedad de ofertas en función del número de horas teóricas, si son online o presencial, horas de práctica, etc. Para que os hagáis una idea, lo normal es que los cursos de piloto profesional cuesten entre 1.000 y 1.500 euros. Si tenemos dron y no nos importa formación online podemos encontrar algunos por 600 euros.

Vivir como piloto de drones

Piloto Profesional Drones Francisco Serrano, piloto profesional de drones

¿Tiene futuro la profesión de piloto de drones? Pues aquí no me atrevería a asegurarlo de forma tajante pero sí decir que más del que algunos piensan.

Las capacidades de los dispositivos, los múltiples escenarios donde resultan útiles y la demanda de pilotos, que ha aumentado, está abriendo muchas posibilidades laborales. No obstante, sacarse un título no garantiza que vayas a encontrar trabajo.

Ser piloto de drones profesional y poder vivir de ello ya es posible

El mayor inconveniente es que las labores con drones no son muy amplias en tiempo. Es decir, un piloto profesional de drones no está 8h al día volando. Por tanto, muchas de las empresas actuales son capaces de cubrir una gran demanda de peticiones con pocos trabajadores. Aún así siempre habrá oportunidades, especialmente si vamos a ámbitos como el audiovisual, arquitectura, topográficos o de ingeniería.

Piloto de drones

¿Y cuánto puede ganar un piloto de drones? Pues aquí depende como siempre de muchos factores. La mayoría de empresas actuales suelen ser de 1 o 2 personas, autónomos que se dedican al sector audiovisual y que ven en los drones una oportunidad extra de ingresos; empresas que dan un servicio complementario a su actividad principal gracias a los drones o pilotos que aprovechan el desarrollo de estas aeronaves para, nuevamente, llevar a cabo otra actividad profesional que les genere ingresos. Por tanto, el precio varia.

Hay profesionales que ofrecen sus servicios por un coste de entre 60 y 150 euros la hora de vuelo, aportando ellos mismos el dron, cámara, etc. Si se requieren servicios específicos como los destinados a la topografía, mediciones, etc. donde se usan cámaras diferentes el precio puede variar. Si por algún motivo necesitas un piloto profesional, Dronpedia ofrece un buscador de operadores de drones.

Sanciones por volar drones de forma inadecuada

Un dron es una aeronave y no podemos olvidarlo, por eso hay que volar siempre de forma segura, respetando todas las normativas y contando con los permisos adecuados para cada actividad que vayamos a realizar. Si no es así AESA podría emitir una sanción económica importante.

Hay tres tipos de sanciones que como pilotos de drones podríamos recibir:

  • Leves, aquellas que se generan por un uso inapropiado pero no han causado daños físicos o materiales, o bien por no ser un operador habilitado y sobrevolar zonas no permitidas. En estos casos la sanción más baja es de 60 euros y la más alta de 45.000 euros.
  • Graves, aquella motivadas por lesiones graves causadas por el vuelo con dron. Como, por ejemplo, daños y perjuicios a bienes materiales y derechos. Las cuales acarrearían multas de entre 45.001 y 90.000 euros.
  • Muy graves, infracciones donde se han ocasionado muertes o accidentes aéreos con daños a bienes superiores a 15.000 euros. En estos casos el importe de multa máxima va entre los 90.001 hasta los 225.000 euros.

De todos modos, aunque estas cifras sean altas e incluso algo intimidantes, hay que saber que la normativa de drones aún no tiene establecido cada caso de forma exacta. Por tanto, más que tener miedo por volar un dron lo que debemos hacer es asegurarnos de hacerlo con seguridad y cumpliendo las normativas.

Si lo que vamos a hacer son vuelos recreativos y serán habituales, contar con un seguro de responsabilidad civil es un acierto y muy recomendable. Porque aún sin ser necesario por ley, si por algún motivo pensamos que podríamos causar algún daño tener un seguro sería práctico. Con estos seguros se suele cubrir hasta 300.000 euros en caso de que el dron pese menos de 20kg o hasta 960.000 euros si pesa más de 20 kg. Según la aseguradora, estos seguros de responsabilidad civil tendrían un coste entre 150 y 300 euros.

¿Qué drones para volar con cámara puedo comprar?

Drones con cámaras

Dejemos atrás las sanciones, pasemos a la parte positiva, todo aquello que ofrece un dron y qué modelos podemos comprar.

Si el uso que vamos a hacer es profesional y requiere puntos concretos como poder montar cámaras de cierto peso o específicas (térmicas, etc…), altas capacidades de vuelo, … habrá que recurrir a soluciones que son poco conocidas para el mercado de consumo. Pero si lo que buscamos es un drone con el que capturar imágenes y vídeo la opción clara son los productos de DJi.

DJi es fabricante líder de drones dentro del sector de consumo. Lo que no implica que no tenga soluciones profesionales como el Inspire 2. En los últimos años he tenido la posibilidad de probar prácticamente todo su catálogo de drones y por fiabilidad de vuelo, calidad de cámaras y opciones de su aplicación los recomiendo como primera opción. Luego hay otras marcas como GoPro que contaban con su Karma o Parrot con sus Beboop. Ambos productos interesantes pero DJi creo que es mejor opción.

DJi Spark, pequeño y económico

El DJi Spark es el pequeño del catálogo, un dron capaz de grabar vídeo a 1080p, bastante fácil de manejar pero con las limitaciones propias por peso y dimensiones. Es muy cómodo de transportar pero te obliga a volar en condiciones meteorológicas excelentes. Un poco de viento puede afectar a su vuelo. Precio, 400,98€.

DJi Mavic Air, el más versátil

Mavic Air de DJi es la opción perfecta para la mayoría de usuarios y, principalmente, creadores de contenido. Por tamaño, por ser plegable, por esa cámara capaz de capturar vídeo a resolución 4K, por la mayor capacidad de vuelo y otros detalles hacen que sea una herramienta ideal. Precio, 949€.

DJi Mavic Pro

DJi Mavic Pro, fue y sigue siendo un dron espectacular. El problema es que a día de hoy el Mavic Air lo supera en algunos puntos. Siempre será buena compra pero si te interesa en breve deberían anunciar su renovación. Precio 899€.

DJi Phantom Pro, un todoterrenos

DJi Phantom Pro, con varias generaciones esta familia de drones son sólo es de las más populares sino también una muy buena opción por precio. Aún así, por tamaño pierde las comodidades que ofrecen los anteriores modelos. Aunque no llega a ser tan problemático por dimensiones como el siguiente dron que os proponemos. Precio, 1429€.

DJi Inspire 2, para profesionales del audiovisual

DJi Inspire 2, una auténtica opción profesional. Gracias al uso de sus cámaras Zenmuse, la calidad de vídeo que se puede lograr con este dron junto a sus capacidades de vuelo hacen que sea un producto recomendado para profesionales del sector audiovisual. Al usario que quiere volver con fines de recreativos no se lo recomendaría nunca. Primero porque no es un dron para cualquier, segundo porque su precio es más elevado y tercero por las dimensiones con considerables. Precio, 6899€.

En resumen, hay muchos tipos de drones con capacidades de grabación y fotográficas que se pueden comprar en la actualidad pero el catálogo de DJi es el más completo y a la vez el más maduro. La experiencia de la compañía se nota y de cara a garantía, futuras reparaciones y soporte son la opción a considerar.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio