Compartir
Publicidad

Gerardo TC y Dexamina: de líderes a creadores de opinión en Twitter

Gerardo TC y Dexamina: de líderes a creadores de opinión en Twitter
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad
@_ivart

Gerardo TC y Dexamina son dos de los tuitstars más reconocidos de nuestro aquí y ahora. Pero ¿qué les ha llevado a ser tan populares? Puede que no te caigan ni bien ni mal; puede que ni siquiera tengas una idea formada de cuál es la línea editorial de cada uno (vamos adelantándote que distan bastante de coincidir). Ahora bien, su masiva presencia en Twitter hace que sea imposible no imaginarte a veces sus avatares como un comecocos perseguidor e infatigable.

No haces nada para seguirlos, y aun así lo primero que ves cuando abres Twitter es la foto de Brian Baumgartner (actor de The Office que pone cara al perfil de TC) emitiendo sus primeras ironías sobre Rafael Hernando como un panadero que saca sus primeros bollos de la mañana.

Quién es @gerardotc: ironía progre tras una máscara de ternura

Gerardo Tecé es periodista y hasta ahora ha venido utilizando Twitter como un medio para darse a conocer. Le ha salido la jugada más o menos bien, ya que empieza a estar instalado como opinador en medios de sensibilidad progresista.

Utiliza su humor político para conectar con grandes masas gracias a la simplicidad de su propuesta retórica. Los sarcasmos de Tecé no son operaciones demasiado sofisticadas, pero tampoco se deshacen en pobreza de estilo. Buscan la reacción primaria del usuario izquierdoso que se dice para sus adentros “es gracioso porque es verdad” mientras retuitea.

Aquí, Tecé señala dos incoherencias lógicas de la derecha. Digamos que es uno de sus temas favoritos.

Los escarceos famosiles de Gerardo Tecé

Esta actividad tan frenética ha llevado al sevillano a un boom de seguidores. Actualmente, de media suma no menos de 3700 nuevos followers cada mes, con picos de hasta 40.000 cuando alguno de sus tuits se vuelve viral (casi siempre, aprovechando una circunstancia de actualidad).

Como resultado de esta popularidad, Tecé ha logrado compadrear con numerosas figuras públicas, que aprecian el tono campechano de su comentario político. Sobre todo, cuando les beneficia. Es el caso de Juan Carlos Monedero que intentó corresponder un perfil publicado en CTXT por nuestro hombre con algo parecido al humor.

Quién es @dexamina: mourinhismo político con deje de provocateur derechoso

A tenor de su foto de perfil, Dexamina es un niño de 14 años cuyos padres son concejales del PSOE y que paga su rabia adolescente llevándoles la contraria en todo bajo su identidad secreta de tuitero implacable. De todos modos, las apariencias engañan y lo que nos ocupa aquí no es la edad inquietante de este usuario, sino la razón de su auge.

Dexamina ha conseguido conectar con la sensibilidad de millares de votantes de derechas oprimidos por la superioridad moral de la izquierda, una cantidad imprudente de mujeres protagonizando franquicias cinematográficas de éxito y los goles de Messi. Esa parte del pueblo ha estado callada mucho tiempo, pero nunca más. En la intersección que une mourinhismo con ¿liberalismo?, ahí está Dexamina, dispuesto a señalar a sus enemigos (casi siempre independentistas o podemitas), todo ello sin dejar de ensalzar ídolos y referentes como Juan Ramón Rallo o la Guardia Civil.

También tiene otras preocupaciones más ligeras, como demuestra el siguiente tuit:

Dexamina y sus polémicas

A los seguidores de este tuitero, lo que les estimula es que ponga en evidencia a rojos, feministas, catalanistas y demás enemigos del liberalismo. En el fondo, su papel es un poco como de gemelo malvado de Gabriel Rufián, quien obtiene aplausos de sus fieles haciendo del meme político una suerte de guía de estilo. De ahí que Dexamina consiga enardecer a las masas que jalean sus provocaciones aplicando la misma receta.

Al igual que le sucedió a Tecé, la tensión política vivida tras el 1-O también ha beneficiado a Dexamina que entre octubre de 2017 y enero de 2018 subió nada más y nada menos que 22.000 nuevos adeptos.

Pero ¿quiénes son los seguidores de @GerardoTC y @dexamina?

En muchos sentidos, todos los horrores y las maravillas que nos ofrece Internet no son más que un reflejo (en ocasiones cóncavo y deformado) de nosotros mismos. Con frecuencia, los expertos tienden a mesarse las barbillas y establecer en sus análisis, por lo general llenos de anglicismos polisílabos y abundantes referencias a la comunicación de masas, sutiles diferencias entre los códigos que rigen la vida offline y la vida online.

Por eso mismo en Twitter se reproducen las mismas dinámicas de siempre. A un lado tienes a los líderes de la clase, que bien pueden serlo por su talento o su habilidad matonil en el juego de la supervivencia. Y al otro estás tú, medio oculto en esa masa informe de gente que hace cosas pero que no consigue destacar.

¿Cuál es el elemento que falta en esta ecuación? Los lameculos y los esbirros de medio pelo. Todo gran personaje en un patio de escuela lleva detrás una sombra de pequeños insectos o wannabes que les ríen las gracias. En el caso de Tecé, podemos intuir que un alto porcentaje de sus seguidores responde al modelo de lector que busca en medios alternativos y redes sociales un escape humorístico más a la izquierda de la generación de sus padres. Por su parte, la mayor parte de los fans de Dexamina responden al prototipo liberal, fundamentalmente varones y de edad bisoña, que lo flipan en Youtube con Rallo, Miguelanxo Bastos y Antonio Escohotado.

Dejando a un lado el perfil social de sus fans, entre los seguidores célebres de Tecé destacan periodistas nacionales como Maruja Torres, internacionales como Owen Jones y políticos como Iñigo Errejón, Manuela Carmena o Eduardo Madina. A Dexamina, por su parte, le sigue la cantante Zahara, la youtuber comunista Patricia Castro, tal vez un follow irónico, por aquello del hatewatch, y políticos como Toni Cantó o el PP desde su cuenta oficial.

El lastre de la cultura del zasca

Los perfiles de Gerardo TC y Dexamina pueden parecer opuestos, ya que el primero mantiene una línea cercana a la izquierda y al segundo le sigue la cuenta oficial del Partido Popular. Para hacernos una idea completa de la dimensión política de la situación, TC escribe para CTX y Dexamina para La Gaceta. No son las dos Españas, pero casi.

Cada uno a su estilo, son parte de los más populares de la clase. Cualquier rojo con 13 seguidores que se ponga a discutir con Dexamina, se las verá pronto con un ejército de monos voladores que le intentarán sacar los ojos para congraciar a su líder. Y una réplica irónica con RT de Tecé puede condenarte a la negación silenciosa y apesadumbrada de los lectores de La Marea e Infolibre, que pasarán a verte como un potencial votante de Ciudadanos al haber cuestionado un chiste de su referente humorístico.

Tal vez el fin de los tiempos llegue cuando estos dos titanes se enfrenten entre ellos como en una película kaiju, utilizando las mismas estructuras irónicas el uno contra el otro, hasta aniquilarse entre sí y dar fin a un tiempo político negro que se inició cuando un montón de gente aburrida de Internet decidió tomarse demasiado en serio la broma del humorista Berto Romero (“zasca”) y convertirla en epicentro estético y moral del debate político moderno.

Tuitero que vienes al mundo: uno de estos dos perfiles ha de helarte el corazón. Y si quieres refugiarte de sus enfrentamientos, siempre puedes dedicarte al noble arte de minar memes y trabajar la chorrada a base de gifs, como una suerte de distanciamiento.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos